Gilda Wabbit (a la izquierda) subió a un tren en Nueva York el 19 de febrero y se sentó en un puesto que encontró vació. A otro pasajero, inmigrante de Guinea, le llamó la atención cómo se veía con su compañera de puesto y pensó que la situación era simbólica y les tomó una foto y la publicó en instagram diciendo que así se veía la libertad y la convivencia. La foto empezó a hacerse viral y un medio de derecha lo publica como la prueba de que “Este es el futuro que los liberales quieren” y ahí se armó el pedo. Los liberales empezaron a decir que sí, que ese es un futuro deseable, los conservadores a decir que es cosa horrenda…

Cómo siempre corren bytes y bytes de digo que te diré en todos los espacios de Internet. Pero más allá de las posturas políticas, la conclusión es sencilla, si un inmigrante guineano, una mujer que usa un niqab y una cantante drag de Kentucky pueden convivir, ¿por qué el resto de la humanidad no podría?

El artículo de Wired donde encontré la noticia

Seguir a Gilda en Instagram