El problema del sistema educativo para las personas trans

A diferencia de otros países en donde se han adelantado investigaciones que evidencian la situación de la población trans frente al sistema educativo, en Colombia no existe aún estudios sobre la transfobia en estos ámbitos, tan solo se cuenta con algunas denuncias de discriminación y procesos jurídicos frente a las mismas. Al respecto, cabe aclarar que tampoco se tienen datos precisos que demuestren la magnitud del problema y las consecuencias a las que esto conlleva.

Uno de los aspectos más relevantes que afecta a las niñas, niños y adolescentes trans, es la transfobia inmersa en el sistema educativo, la cual se expresa como acoso por parte de funcionarios, docentes, padres y estudiantes. Se trata de un fenómeno conocido, que se presenta de forma cotidiana, constante y sistemática. Para Isidro García Sánchez la transfobia consiste en: «cualquier manifestación arbitraria que señala a las personas trans como contrario, inferior o anormal. Hay que tener en cuenta que dicha transfobia es un medio irracional basado únicamente en creencias y valores que apoyan estereotipos negativos sobre las personas trans y que se concreta en una aberración por este tipo de individuos, ante lo que se reacciona con odio, represión y marginación” (2013, 156).

Con frecuencia, en las escuelas, colegios, universidades e instituciones, independientemente que las personas trans sean visibles o no, se legitima la transfobia por medio del lenguaje, los chistes y la negación de su cuerpo y voz en los espacios de participación. Esta afectación emocional, psicológica y civil representa una violación a los derechos humanos y un problema estructural en cuanto al reconocimiento de las personas trans que desencadena señalamiento y segregación, acompañado en ocasiones del rechazo familiar y social impidiendo la libre expresión de nuevas identidades.

Según José Ignacio Pichardo Galán, Luis Puche Cabezas y Octavio Moreno Cabrera, ese acoso supone “construcciones que subyacen a la organización social y a las prácticas reguladas por normas que se interiorizan subjetivamente” por parte de las instituciones educativas que forman parte del aparato institucional. Para dichos autores, consiste en una “red mucho mayor de violencia simbólica que troquela la identidad de género desde la infancia y castiga (la mayor parte de las veces en silencio) toda transgresión de los códigos tácitos de comportamiento de hombres y mujeres en todas las esferas de la vida cotidiana. Las instituciones educativas a la vez entretejen en esta red sus propios mecanismos de exclusión y violencia” (2013, 209).

Para ellos, la transfobia cumple una función social desarrollada como un mecanismo para reforzar las fronteras entre los sexos, los géneros y las identidades, de tal manera que sirve para clasificar, por medio del rechazo y la violencia, lo que está permitido y lo que no. Las actitudes transfóbicas se mantienen en las instituciones silenciadas o ignoradas, dejando a la víctima en un estatus de vulnerabilidad, una carga emocional y de responsabilidad frente a la situación de acoso. Es importante resaltar el silencio como una forma de complicidad y de legitimación frente a la segregación y exclusión de la población trans.

Todas estás implicaciones hacen que muchas de las personas trans abandonen la educación formal, por lo que el acceso laboral se ve limitado. El sistema educativo se configura como un sistema de exclusión, marginación y estigmatización. Las normas sociales dominantes solo admiten la existencia de hombres y mujeres cisgenero determinados por un binarismo: masculino y femenino, tales normas indican lo que debe ser un hombre y una mujer. Estas reglas crean un único sistema normativo en el que predomina una sola orientación sexual: la heterosexual.

A este fenómeno social se le llama heteronormatividad, en razón a este se presentan diferentes expresiones de odio, las cuales pueden conducir a acciones violentas: agresiones psicológicas,verbales y físicas e incluso al homicidio. El crimen de odio hacia las personas trans es la máxima manifestación de la transfobia. Para Gracia Trujillo «nadie está libre de discriminar, consciente o inconscientemente, lo que hay que hacer es identificar esas actitudes para corregirlas y poder ser un apoyo para el alumnado» (2013, 27).

Hablar de estos temas en la educación es hablar de fracturas, desigualdades, pero también de posibilidades: escuelas, colegios, instituciones y universidades inclusivas, espacios educativos seguros, no hostiles y respetuosos de las diferencias. Es necesario hablar de estudiantes trans porque son sujetas y sujetos de derechos, es necesario repensar las estructuras, valores y acciones cotidianas de cada uno de los sujetos que contribuyen a las violencias, las instauran y normalizan las prácticas de exclusión para que acabe la discriminación en el sistema educativo.

Este es un llamado a cada uno de los sujetos que componen el sistema educativo a que se permitan cuestionar los lugares socialmente determinados, es un llamado a los centros formativos para que inicien procesos de capacitación y sensibilización para evitar y radicar la discriminación, es un clamor por docentes humanos que reconozcan la diversidad y es una exigencia para que se garantice el derecho a la educación de las personas trans, pues sin ellas nuestra revolución está incompleta.

Por instituciones libres de discriminación #TRANSFormandoElSistema

Referencias bibliográficas

  • García Sánchez, Isidro. (2013) Interacción de los distintos factores de exclusión en los adolescentes transexuales: dificultades para la integración social y laboral, en Moreno, Octavio; Puche, Luis; (2013) Transexualidad, adolescencia y educación: miradas multidisciplinares. Madrid: Egales: 151-172.
  • Puche Cabezas, Luis. Moreno Cabrera, Octavio. y Pichardo Galán, José Ignacio. (2013) Adolescentes transexuales en las aulas. Aproximación cualitativa y propuesta de intervención desde la perspectiva antropológica, en Moreno, Octavio; Puche, Luis. Transexualidad, adolescencia y educación: miradas multidisciplinares. Madrid: Egales: 189-267.
  • Trujillo, Gracia. (2013). Entrevista, en T.E. CCOO Enseñanza, No. 343, Transexualidad, adolescencia y educación. Versión electrónica-Internet: 7-9. Accesado: 29.10.15.
avatar

Johanna Alexandra Pérez Rincón

Educadora

Estudiante de Licenciatura en Educación Comunitaria con Énfasis en Derechos Humanos – Universidad Pedagógica Nacional de Colombia. Líder de la línea disidencias sexuales y de género – Red Político Artística de Mujeres Jóvenes