Ficción

Callejera

Nunca había salido a la calle vestida de mujer, así que decidí intentarlo anoche. Era un buen momento, una noche no muy fría, un lunes festivo, poco tráfico, poca gente en la calle. Me preparé cuidadosamente, la ropa, discreta y cómoda, el maquillaje adecuado, los accesorios justos, el dinero el celular, todo… bueno casi.